sáb. Jul 24th, 2021

Ciudad de México a 8 de Octubre 2020.

La elaboración del pan de muerto era un ritual que se preparaba en la época de nuestros antepasados Prehispánicos quienes practicaban rituales dándole honor a las personas que morían ya que para ellos la muerte era una deidad a quien se le daba honra.

Cuenta la historia que cuando alguien moría o era sacrificado, el cuerpo era colocado sobre una gran piedra para posteriormente lavarlo con maíz y amaranto que después era molido con un metate con un poco de la sangre de el muerto y pedazos del corazón del muerto o sacrificado.

Ese pan era horneado sin levadura ya que fue integrada a la preparación hasta la llegada de los Españoles quienes fueron quienes trajeron la levadura a nuestro país, a si que parecía un gran pan en firma de tortilla.

Ese pan era ofrecido primeramente a los dioses de esa época, principalmente al dios mictlanteuctli señor del lugar de los muertos y unas piezas más eran enterradas con el muerto ya que se tenía dos creencias.

Una creencia era, que ese pan le serviría para comer durante su travesía en el purgatorio a su eterno descanso.

Otra creencia era que al estar delante de los dioses al morir, llegaría con presentes para ellos, de ese modo lograría alegrar el corazón de los dioses quienes le permitirían el eterno descanso y poder regresar con sus familiares durante la época de la celebración a los muertos.

INGREDIENTES.

  • 1 kilo de harina
  • 1 cucharada de sal
  • 6 huevos
  • 100 mililitros de leche
  • 1 ½ taza de azúcar refinada
  • 25 gramos de levadura seca
  • 300 gramos de margarina
  • 1 cucharada de esencia de nuez
  • 1 taza de nuez trozada
  • 1 taza de azúcar para cubrir
  • 1 taza de mantequilla derretida para barniza

• Ralladura de 2 naranjas

• 1½ cucharada de azar.

PREPARACIÓN

Coloca en tazón el harina junto con la sal, la levadura, la leche, la esencia de nuez, el azúcar y los huevos; mezcla mano o en batidora hasta tener una mezcla homogénea.

Añade la mantequilla, la nuez , el azar, la ralladura de naranja, bate o amasa hasta que la masa esté homogénea, lisa y elástica.

Engrasa un tazón grande, coloca la masa adentro y cubre con un trapo limpio; fermenta por una hora o hasta que duplique su volumen.

Retira un cuarto de la masa y divide el resto en 12 partes iguales; bolea la masa para formar bollos del mismo tamaño.

Coloca los bollos en una charola para horno engrasada con mantequilla.

Forma las canillas con el cuarto de masa que reservamos al principio. Pega los huesitos a los bollos con un poco de mantequilla; deja reposar el pan por 30 minutos más a temperatura ambiente

Hornea a 180°C por 20 minutos; retira del horno, déjalos enfriar por completo a temperatura ambiente.

Barniza los panes de muerto con mantequilla derretida

Nota

Puedes cubrir el pan con azúcar de colores, con ajonjolí, chochitos, nuez granillo etc.

Miriam Furlong para NR©️

Por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leer mas
1
Grupo de Whatsapp
Grupo de whatsapp notas de alto impacto