dom. Abr 18th, 2021

Ciudad de México.- Difícil situación a la que nos enfrentamos todos y cada uno de nosotros en esta edad de la adolescencia, no solo como padres sino también como hijos. Las formas y modos han ido cambiando a través de los años y así como unos están a favor de los métodos que nuestros padres estaban acostumbrados a reprendernos, también hay quienes están en contra.

Esto está relacionado básicamente a los estudios psicológico y psicosociales a los cuales nos han mantenido bajo la mira. La realidad es que como bien dicen nuestros padres, los tiempos no son los mismos.

Uno de los factores que más se han acelerado entre nuestros jóvenes es la libertad e independencia que han empezado a exigir. Pero no todo recae en los padres, los valores y principios que se les puede adquirir en nuestro entorno familiar son los que van a ponerse a prueba en el entorno social.

Como adolescente tendemos a cerrarnos y no aceptar ninguna de las opiniones que vengan de una figura materna o paterna, la razón la tenemos nosotros y fuera de lo que nosotros deseamos o queremos, todo esta está mal.

La comunicación entre miembros de la familia tiene que ser de una forma adecuada para todos los “bandos” y se debe de adoptar actitudes que propicien el entendimiento, la negociación y resoluciones de problemas a los que cotidianamente nos vemos sumergidos.

Si nos encontramos en un ambiente de frustración, insatisfacción o tensión, evidentemente la comunicación no será la adecuada y lejos de poder aclarar la situación ponemos en riesgo que el problema se vuelva mayúsculo y que nos lleve a agresiones mayores.

Es natural sentirse incomprendido o rechazados a la hora de tomar nuestras decisiones, para nosotros podrán ser acertadas, pero si nos son negadas o prohibidas podemos llegar a sentir que están menospreciando nuestra capacidad o inteligencia para lo que creemos es lo mejor para nosotros.

Aquí uno de los términos muy de moda, “comunicación asertiva”, la cual debemos entender como la forma de transmitir nuestras ideas, sentimientos, deseos u opiniones de una manera directa, honesta y sobre todo respetuosa. Una de las cosas que muchas veces olvidamos es que debemos de considera el lugar, evaluar si el ambiente se encuentra propicio para entablar una comunicación que sea satisfactoria para ambas partes.

Si logramos identificar el ambiente y las palabras correctas para expresar nuestros deseos de manera asertiva vamos a tener muchas ventajas, sobre todo, a solucionar los problemas o situaciones que nos tienen incomodos o que deseamos para nuestro bienestar, esto nos ayudara a sentirnos satisfechos en nuestra interrelación familiar, personal, social o laboral.

El control emocional, así como el ser positivo no siempre es fácil, pero es necesario el saber escuchar y el saber decir las cosas para obtener los mejores resultados, no olvides lo que desde muy pequeños nos han enseñado, los elementos de comunicación:

Atención, siempre presta a atención a lo que te están comunicando, desde el momento en que pierdas el interés, estas dejando de escuchar y por ende no estamos teniendo comunicación.

Silencio, mantente en silencio mientras la otra parte se está expresando y escucha atentamente.

Respeto, al escuchar en silencio y con atención estas demostrando el respeto a tu emisor.

Empatía, ponerte en el lugar del otro siempre de dará una perspectiva de lo que los demás están sintiendo, diciendo o queriendo expresarte.

Discreción, una de las situaciones primordiales que debes de respetar, la solución de una discusión solo debe de ser transmitida entre los mientras que se encuentran inmersos en la misma.

Preguntas, no te quedes con las dudas, no asumas ni imagines lo que te quisieron decir.

Lenguaje claro, tu comunicación debe de ser clara y directa, entre menos “vueltas” le des a las cosas más se complican.

Retroalimentación, una vez concluida la comunicación y / o acuerdos siempre debe de haber un intercambio de conclusiones entre las partes involucradas.

Como jóvenes, si logramos desarrollar esta habilidad, nos podríamos sorprender sobre lo que podemos obtener para cumplir con nuestras metas y satisfacciones propias. Recordemos que estamos en un aprendizaje continuo, que todas las personas son diferentes en ideas, creencias y necesidades y el poder ayudar a tener una mejor comunicación siempre creara un sentimiento de satisfacción en el crecimiento de tus relaciones interpersonales.

Quizá te interese leer:  El poder de tú voz ante público

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat